¿Por qué maceramos la piel de la uva?

¿Por qué maceramos la piel de la uva?

La maceración es el proceso por el cual se quiere extraer varias sustancias que están en la piel de la uva, normalmente una vez extraído el mosto.

En el caso de las uvas blancas, normalmente se quiere evitar la maceración para la elaboración de los jóvenes.

Cuando queremos vinos blancos con más estructura, untuosidad y / o crianza, muchas veces se hacen maceraciones cortas, ya que además son precursoras de aromas.

En el caso de los rosados y tintos, la maceración se hace para tener la estructura del vino y su color característico.

En las variedades tintas del Penedés como, tempranillo, merlot, monastrell, cabernet sauvignon, garnacha tinta, etc ... la pulpa de la uva no tiene color y por lo tanto, si no hiciéramos maceración con la piel, el mosto saldría blanco con algún reflejo rojo y poco más.

Por tanto, en el caso de hacer rosado, las maceraciones del mosto y la piel se sitúa entre las 6 y las 12 horas, y en el caso de los tintos entre 6 y 15 días, siempre dependiendo de si el vino tinto debe ser joven o por crianza, reserva o gran reserva.

 

Comparte