El vino según… Ruth Troyano

Vino, momentos, personas. "Los vinos son pequeñas historias dentro de una botella que invitan a volver a los orígenes". Así nos da la bienvenida a su web personal Ruth, periodista, comunicadora y sumiller nacida en Reus, que a partir de su amor por la gastronomía, la enología, el enoturismo y las redes sociales ha construido un perfil profesional único que hoy os invitamos a descubrir.

Para conocer un poco más Ruth y su actividad como bloguera le hemos hecho cuatro preguntas sobre su blog y siete sobre su relación con el vino.

Cuéntanos quién eres y cuál es la esencia de tu blog.

Nací en Reus, pero los primeros años de mi vida estuve muy vinculada a Ribaroja de Ebro que es donde vivían los abuelos maternos. Con ellos descubrí la cultura del vino: el porrón siempre en la mesa, teníamos una barrica de vino a cubierto en el patio, cerca de las tomateras, las lechugas y las flores, las dalias. Mi abuela me preparaba las mejores meriendas cuando pasaba el verano en el pueblo: el pan con vino y azúcar. He sido consciente de la importancia de estos momentos que me regalaron, ahora, ya de mayor. Soy periodista, máster en planificación y gestión del turismo enológico y sumiller. El blog Vino Momentos Personas nace cuando me adentro hace 5 años en el mundo del vino, queriendo imprimir una mirada más humana y paisajística, poner rostro, conocimiento y sentimiento al sector.

¿Cómo y cuándo surgió la idea de crear el blog? Cómo ha evolucionado desde entonces?

Surge porque mientras me estaba formando en el ámbito del enoturismo, comienzo a hacer visitas semanales a bodegas y considero que en lugar de guardar las notas en una libreta, pueden contribuir a hacer visibles pequeños grandes proyectos. Después del premio BlocDOCat, hace 4 años, decidí hacer un cambio, pasar del wordpress a la página web e incluir, además del blog, mi perfil profesional. Cuando eres periodista autónomo, la gente no entiende muy bien a qué te dedicas y creí oportuno hacer visible los proyectos y las actividades con las que estoy vinculada. La evolución natural del blog ha sido finalmente un trabajo que me han encargado desde la universidad (Publicaciones URV) que son Retratos de Vino (www.retratsdevi.cat), reportajes en profundidad publicados en formato digital y papel (libro) sobre enólogos de la Universidad Rovira y Virgili. Son una aproximación muy humana al elaborador, que quiere poner en valor no sólo la profesión enológica sino también la cultura del vino. A finales de año verán la luz tres libros más. Están escritos en catalán, castellano e inglés.

Cuéntanos una anécdota, una oportunidad o una situación curiosa que hayas vivido como autora del blog.

Tengo muy buenos recuerdos de las primeras visitas a las bodegas hace 5 años y de la acogida de la gente del vino, sin excepciones. Me gusta recordar aquellos momentos iniciales porque eran muy puros. Ni yo los conocía ni ellos tampoco a mí. Y durante la visita se creaba un clima de confianza y complicidad muy bonito que después, evidentemente, se reflejaba en el texto. He encontrado en las bodegas catalanes personas muy formadas honestas, sinceras, trabajadoras, entusiastas, creativas ... Y lo más destacado pues ... Quizás llegar a casa cargada de cerezas y de rosas, no siempre de vino! Su generosidad me ha llegado a sobrepasar en algún caso. He recibido también alguna llamada una vez han visto el artículo publicado, que me ha emocionado especialmente. Yo siempre digo que el blog es una afición, la profesión es el periodismo, pero me ha dado mucho, más que cualquier nómina que haya podido cobrar realizando mi trabajo.

 

¿Cómo te imaginas tu blog en un futuro?

Siento no tener el tiempo para actualizarlo tan a menudo como hacía al principio, pero en los últimos tiempos he priorizado la redacción de los libros Retratos de Vino además de las colaboraciones en prensa digital y radio. Pero desde hace tiempo que estoy pensando en darle un nuevo enfoque, con la misma filosofía, pero tengo que encontrar el momento y acabar de remachar la idea. Tengo claro que tengo que apostar por el audiovisual y me gustaría también vincularlo con la literatura.

Ruth y el vino:

¿Cuál es tu primer recuerdo sobre el vino?

El porrón en la mesa en casa de los abuelos maternos y la historia que siempre me cuenta mi madre y que me hace decir a menudo que el vino no puede ser malo, ni siquiera sin moderación;))) Cuando era pequeña confundió un porrón de vino con un cántaro de agua y se lo bebió prácticamente todo entero. Mi abuela la encontró inconsciente en el balcón de casa ... Tras el susto inicial y de algún remedio casero, mi madre ya estaba jugando como si nada.

 ¿Blanco, tinto o rosado?

Los tres, pero según la estación del año, el momento y la persona. Y en función del estado de ánimo también. Hay vinos que me bebería sola, porque el vino habla y a veces te reclama mucha atención y me gusta concederle toda. En este momento del año, me decanto por el vermut, por rosado  con y sin color de piel de cebolla  y por el blanco brisado y / o con cuerpo.

El mejor momento para tomar un vino

Cuando te apetece. Cuando tienes el momento para hacerlo. Cuando encuentras la persona. Me gusta mucho pensar qué vino abriré por la noche, es una ilusión que me acompaña a veces desde primera hora del día. Al atardecer siempre es muy bienvenido, cuando la intensidad del sol baja, tienes parte del trabajo hecho ... Entonces es un buen momento. Con paz y calma.

¿Qué sensaciones te evoca el vino?

La verdad es que pienso mucho en el trabajo que hay detrás. Me dijeron hace poco que se toman 600 decisiones para elaborar una botella ... No sé si hay muchas cosas más en esta vida que por sólo 10 euros  para poner un precio relativamente bajo  puedan darnos tanto placer a los consumidores, y tanto trabajo a los elaboradores.

¿Con burbujas o sin?

Las dos cosas, dependiendo de las circunstancias. La burbuja fina y delicada siempre es bienvenida. E incluso en un buen desayuno con pan de pueblo, aceite de oliva virgen extra y embutido catalán. El cava / espumoso es perfecto!

Describe el vino ideal para una cita

Pensaría en la otra persona y elegiría el vino que nos hablara a los dos. Es un alimento más y si invitas a alguien a casa, a menudo cocinas lo que sabes hacer y que sabes que le gusta, pues con el vino también aplicaría la misma regla. O un vino que nos lleve algún recuerdo especial. Cuando viajo siempre me llevo algunas botellas y cuando las abrimos en casa, es una manera de retomar el viaje y recordar las personas que nos lo han recomendado, servido, aconsejado... El país de donde viene.

¿Cuál es tu maridaje perfecto?

Nada es perfecto. "Passion is imperfection" dicen. Pero creo que la mejor armonía es la que no te deja indiferente. No sé si es por deformación profesional pero tengo una obsesión en mirar qué hay detrás de cada vínculo... es evidente que, cuando me sorprenden con un plato y una copa que se potencian, celebro el maridaje, pero me emociona especialmente cuando un vino casa con una pieza musical Sílvia Pérez Cruz o Jorge Drexler por ejemplo, que escucho a menudo  o con alguna novela o incluso un artículo periodístico con cierta profundidad.

Podéis segui a Ruth en:

Web

Vino, momentos, personas

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

Pinterest