Nos visita Miquel Hudin

El pasado 3 de marzo Miquel Hudin, creador de las guías Vinologue y periodista de Decanter, Jancis Robinson, Harpers y Vadevi, vino a Vilafranca del Penedès para conocer de primera mano una de las grandes novedades de DO Penedès: el Clàssic Penedès.
 
Clàssic Penedès, como bien saben, es como ahora se llaman los espumosos elaborados en el Penedès y que pretenden reivindicar un producto y una forma de hacer que a menudo han sido banalizados y despreciados.
 
Un producto que pretende a través de lo que queremos transmitir el orgullo de un territorio, y la destreza de una gente que pone toda la pasión y todos los conocimientos adquiridos en el transcurso del tiempo al servicio de una calidad pocas veces vista.
 
Además de probar 10 referencias Clàssic Penedès -Can Morral del Molino, Castillo de Pujades, Mas Bertran, Mas Comtal, Clos Lentiscus, Albet i Noya, Loxarel, AT Roca, Colet, Torre del Veguer y Can Gallego - Miquel Hudin va tener la oportunidad de conversar con Josep Maria Albet i Noya, Sergi Colet y Agustí Torelló de AT Roca.
 
De esta conversación salieron una serie de reflexiones sobre el papel que tendrá la aparición de esta nueva categoría de espumosos, tanto a nivel nacional como a nivel internacional (no olvidemos que el mercado francés se beben 5 millones de botellas de espumosos catalanes, mientras que al español se consumen 35 millones de botellas de Champagne), y también sobre cómo el mercado está pidiendo un mayor esfuerzo por crear vinos enfocados en el territorio.
 
Lo primero que destacó Hudin son las ventajas de la creación de los Clàssic Penedès:

"Son espumosos con una definición de origen y con una identidad. Son vinos que te dicen de dónde vienen. La producción ecológica es muy importante y muchos consumidores actualmente buscan vinos elaborados de esta manera. la producción y el embotellado local evidentemente también son importantes, sobre todo para la gente que sabe cómo funcionan con los vinos de la DO Cava y buscan otra cosa. por ejemplo, los amantes del Champagne tienen un Grand Cru preferido y conocen casi cada finca. Creo que Clàssic Penedès debe aspirar a ello y comprometerse con las fincas singulares ".

Por un lado, Clàssic Penedès se nutre del respeto a los métodos tradicionales, tanto de cultivo como de vendimia, pasando por todo el proceso de manipulación de la materia prima y el tiempo de reposo en la bodega, y por otro, de las técnicas más modernas y ecológicas, teniendo siempre como prioridad la conservación de todas las propiedades organolépticas de este fruto que forma parte de la cultura del Penedès desde el inicio de los tiempos, y que tiene la capacidad de recoger en su gusto la esencia de la tierra donde crece.
 
En este sentido Hudin cree que lo más importante es el carácter único y que es importante que el consumidor valore el Clàssic Penedès como "un espumoso increíble y singular de Cataluña. Debemos apreciar mejor lo que tenemos y estar orgullosos".